Mi feminismo caprichoso y dubitativo

Y después de varios pulques y de estar muy cerca de hombres con apariencia de malos, entendí que “los hombres no son malos” como decía mi abuela, los medios de comunicación y las películas policíacas.
“A las mujeres nos quitaron la capacidad de expresar y decidir sobre nuestros deseos”.
—Quiero coger—
—No quiero coger—
—¡Ya fóllame!—
—Me voy, vete a la verga—
 
Tan fácil, pero siempre jugamos a la *sirena calienta boylers, doncellas con cara de pirujas.
¿Dónde quedó nuestro poder de decir, de verbalizar?
¡Mamá!, ¿quién se lo quedó?
Sólo sé que ellos, no lo tienen, y ellos saben que un No, es un No.»
Febrero de 2014
 
*personaje mitológico seductor y sensual, sin órganos sexuales, imposibilitando el dar y darse placer.
 
Y si no son todos ellos los malditos, entonces ¿quién?
 
El lema de la “Marcha de las Putas” es “No es no”…
Yo sólo quiero caminar por la calle vestida de hippie, de estudiante o de puta, con tacones o con chanclas,  a las 12 del día o de la noche, sin una mirada acosadora, sin un piropo, sin un claxón, sin un “adiós, hermosa”, que interrumpa mi pensar, mi soliloquiar al caminar, pero saliendo la luna, la soledad no es buena según mis padres, los noticieros y la series policíacas.
Pero, cuando he esto “vulnerable” o en posibilades de tener alguna relación sexual, con un drogado, un drogadicto, un borracho, un alcohólico, un taxista, un narcotraficante, y estos me han preguntado o lanzado una indirecta de tener relaciones sexuales con ellos, y yo decirles que No, me han dicho que está bien, que ellos nunca forzarían a alguien acostarse con ellos, que cuando alguien les dice que no, ellos entienden y se retiran, después de estas acotaciones yo seguí cotorreando, fumando o bebiendo, pasando el rato y llegué “sana y salva” a mi casa.
Estas personas según la “Sociedad” son, una escoria y no tienen control sobre sus cuerpos, ellos me quitaron la “venda de los ojos”: de que “todos los hombres son malos”, de que la sexualidad masculina “es peligrosa, criminal y naturalmente incontrolable”.
La socióloga, Lohitzune Zuloaga dice:  “El miedo que tenemos las mujeres a ser víctimas de una agresión sexual grave es muy desproporcionado en comparación con las probabilidades reales que tenemos de sufrirla.”
La mayoría de las violaciones ocurren con personas cercanas, padrastros, esposos, novios, amigos, sacerdotes.
 
Las mujeres somos educadas en la cultura del miedo, de la intimidación, del sufrir en silencio, de la dependencia, de la inseguridad, nunca en el pro de nuestra autonomía, en el pensamiento crítico, abierto y flexible, en el saber como responder y actuar ante las agresiones, con el lenguaje corporal, verbalizando o con algo de defensa personal.
 
Y aquí estoy, de nueva cuenta ante un paradigma de esta sociedad patriarcal y FaloJudeoCristiana, donde los hombres cercanos y no tan cercanos a mi, dejan de ser los “malos”, y a mis mujeres cercanas,las pongo en duda, busco mi autonomía, la independencia emocional, encontrarle el placer a la soledad, el poder aclarar y concordar lo que expreso, con lo que quiero y siento, poder decirle  No, al chico que no me gusta, y saberle cuando decir, Sí, al chico que me encanta.
Abril,2014.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s