Amado X

B A U B O

Por Madame Edwarda.
Ensimismado con aires de aventurero; intelectual presuntamente de amplio criterio. Ese es tu nombre, el que yo te doy, no a la orilla de una pila de agua bendita, sino de mis humedades sagradas, aquellas que cavaste desde la tierra compactada en mi corazón.
Viniste a mí a decir una sarta de improperios seductores, encendiste mi mirada amorosamente promiscua y ávida de ti; abriste mi boca para adherirla a tu lengua y me dejaste a mí la tarea de desprenderla.
¿No eran acaso nuestros besos las nupcias más legítimas de nuestras almas? ¿Quién diablos te dijo que ti que podías venir a inquietarme con tus vacíos? ¿Quién diablos te dijo a ti que mi piel no siente, que mi corazón no arde, que mi ser no te espera? Ahora me escondes en el baúl cual niño lo hace cansado de jugar.
Sublimaste mi atención, existí frente a…

Ver la entrada original 384 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s